Casos de Éxito

"The Woz" diseñó los ordenadores, y Steve Jobs los promovió alrededor del mundo


Cofundador de Apple junto al fallecido Steve Jobs, Wozniak siempre ha defendido que el éxito de la creatividad es la felicidad. Y la felicidad conduce a la pasión. En el caso de Steve Wozniak, por la tecnología y el software. El diseño estético ya era terreno de Jobs

Cuando a Wozniak se le ocurrió proponer a sus jefes en Hewlett Packard el proyecto Apple II, éstos lo rechazaron. Hasta en cinco ocasiones. «No querían un producto para que la familia se divirtiera». Era el año 1976, y aquel ideal de ordenador personal era inconcebible, casi irrisorio y sin futuro para la sociedad de la época. Las negativas le llegaron con 26 años. Su compañero y amigo de garaje, Steve Jobs, tenía 21.

Mucho ha cambiado desde entonces. El ordenador forma parte de la vida de las personas y la característica barba de Wozniak se ha llenado de canas. «No pensábamos que un ordenador pudiera llegar a almacenar música o fotografías», ha confesado el cofundador de Apple durante su visita a Madrid esta semana. No obstante, el retrato de 'Woz', como le apodan en el mundillo tecnológico, sí depara visiones de futuro y algunas manzanas mordisqueadas.

El rey de las bromas

Stephen Gary Wozniak nació en 1950 en California (EEUU). Pasó su infancia en el Silicon Valley de los 50, rodeado de campos agrícolas que años más tarde se convertirían en grandes edificios. Su padre fue quien le enseñó, detalle a detalle, cómo funcionaban los componentes electrónicos de la época.

Con 13 años, Wozniak ya garabateaba sus primeros ordenadores. Siete años más tarde, a los 20, entró a trabajar en la multinacional Hewlett Packard (HP) como ingeniero en uno de los ordenadores centrales. Allí coincidió poco después con un conocido, que acababa de entrar a la empresa como becario: Steve Jobs.

Wozniak y Jobs se hicieron rápidamente amigos gracias a su pasión mutua por la electrónica, los álbumes de Bob Dylan y las bromas. «Muchas de mis viejas bromas y chistes están prohibidos en la actualidad en los colegios», declaraba Wozniak, cuya guasa predilecta son los billetes falsos.

Dos jóvenes con una buena idea

El 1 de abril de 1976, Jobs y Wozniak formaron Apple Computer. Para ello, 'Woz' renunció a su puesto en HP y se puso al frente de la investigación y el desarrollo de Apple. «Steve y yo éramos dos veinteañeros con una buena idea. Mike Markkula fue el único que creyó en nosotros y financió el proyecto (unos 250.000 dólares)», rememora el ingeniero estadounidense.

Apple II fue el proyecto que lo cambió todo a nivel empresarial. En lo personal, los roles estaban definidos. Jobs no sabía escribir software, por lo que su papel residía en los materiales y el diseño. «Yo diseñaba el ordenador y Jobs convencía a la gente para que lo comprara», destaca Wozniak, quien recuerda a su vez la importancia del exterior «para reflejar lo que está en el interior».

Un rumbo distinto

En sus inicios, el planteamiento de empresa de Apple era considerado como 'anticorporativo'. La influencia de las grandes empresas y corporaciones del gobierno era igual a cero. El cambio en esta ética y en la gestión pudieron ser algunos de los motivos de la marcha de Wozniak en 1985 de la compañía. Otros lo achacan a la férrea y obsesiva mentalidad de Jobs.

Wozniak era la naturalidad y la cordura. Jobs, la locura y la creatividad. Jobs copaba portadas y era la imagen más visible de una gran manzana mordisqueada. Wozniak prefirió quedarse en un segundo plano y dedicarse a otras facetas empresariales y a su otra pasión: la enseñanza. Durante ocho años dio clases a niños. «Creo que la tecnología debe ser parte de ellos y su crecimiento», comenta. Tampoco oculta que, si no hubiese sido ingeniero, le habría gustado ser profesor de quinto de primaria.

Pero es ingeniero. Y filántropo. Incluso inventor (fue el impulsor del primer mando a distancia universal). Es tímido, ateo y su juego preferido es el Tetris. También es chistoso y ocurrente. «A veces me despierto y no sé ni en qué ciudad estoy, pero mi teléfono sí lo sabe, suele comentar. Hasta ha protagonizado un cameo en la serie 'The Big Bang Theory' junto a un fanático Sheldon Cooper.

Steve Wozniak siempre ha defendido que el éxito de la creatividad es la felicidad. Y la felicidad conduce a la pasión. En su caso, por la tecnología y el software... y las bromas.

 

http://www.gonzoo.com