Casos de Éxito

Su historia empieza con una multa por devolver una película fuera de tiempo


Reed Hastings es el hombre que revolucionó la industria del entretenimiento. Es el fundador y CEO de Netflix, la mayor empresa de video por streaming del mundo. A pesar de que la revista Forbes le atribuyó un patrimonio mayor a los 1.500 millones de euros, Hastings (56 años) lleva una vida muy tranquila junto a su familia y la naturaleza sin alardear de su riqueza.

La historia de Netflix comenzó hace menos de veinte años, cuando una multa de US$40 por devolver fuera de fecha “Apolo 13” en un local de Blockbuster Video “encendiera la bombilla” de Hastings, y pensara en crear un servicio de suscripción de DVD. Lo que nunca se le pasó por la cabeza es que Netflix amenazaría al reinado de la TV.

El origen.

Nacido en Boston, e hijo de un abogado de la administración de Richard Nixon, sirvió en el Cuerpo de Paz de EE.UU., donde trabajó como profesor de matemática en Suazilandia. Tras la experiencia, se graduó como ingeniero informático en la Universidad de Stanford y obtuvo un posgrado en inteligencia artificial.

Fundó Pure Software en 1991, la hizo pública en 1995, y dos años después la vendió para crear una empresa de alquiler de películas de manera ilimitada y por correo, que estallaría en el 2007, gracias a Internet.

En el 2015 la mayor productora-distribuidora de contenido audiovisual a través de la red reprodujo 42.500 

horas de televisión con contenidos propios en todo el mundo para sus 70 millones de clientes. “La TV ahora es on demand, se ve en cualquier pantalla y los contenidos son personalizados”, explicó el ejecutivo.

En ese sentido, Hastings añadió que la era de la TV por Internet acaba de comenzar y que va a revolucionar a la industria, incluida la piratería. “Cuanto más contenido hay disponible en un formato sencillo y accesible en cuanto a su tarifa, más dispuesta está la gente a pagar por ello. La piratería nunca va a desaparecer del todo, pero sí está cayendo”.

La cultura interna de Netflix es citada como un caso de innovación en el mundo del management. Para Hastings, todo gira en torno a dar a los empleados libertad y responsabilidad. Según el directivo, la curiosidad y la innovación son pilares fundamentales.

“Por eso, todo lo que debo hacer es no impedirlo, eso es lo que pasaría creando reglas y procesos. La gente en Netflix hace un trabajo maravilloso y creativo porque tenemos muy pocas reglas y todas son flexibles”, aseguró en una entrevista al diario “La Nación”.

Futuro de Nexflix.

A la compañía no le preocupa la competencia. De hecho, la alaba. "Youtube, Amazon, BBC... no quieren acabar con nosotros, sino agregar contenido de calidad al mercado. Eso es bueno para todos", ha dicho, para añadir que no están acabando con la televisión por cable, sino dando mas opciones de elección. Una calidad que, de hecho, le ha valido a Netflix su primer Oscar, al mejor documental (The White Helmets).

Premio Oscar al documental "The White Helmets"

Una de las razones de la tardanza del lanzamiento de Netflix y otros servicios de 'streaming' en algunos países europeos (como España) fue los altos niveles de piratería. Sin embargo, tras dar el salto global, Hastings se muestra muy satisfecho del resultado: ha asegurado que en Holanda, donde entraron hace cuatro años, han obtenido muy buenos resultados pese a que había muchísima piratería en el país. "En los países donde hemos lanzado nuestro servicio, creemos que hay menos tentación de realizar acciones de piratería, menos deseo", ha defendido.

Como próximos pasos de la compañía, Hastings ha defendido que seguirán invirtiendo "una gran cantidad de dinero" en mejorar los aspectos relacionados con la conexión, para seguir mejorando la calidad del streaming. "Hemos logrado ya ofrecer imagen muy buena con solo 300 kb de velocidad de descarga. En pocos años esperamos que estemos ya en 200 kb", ha destacado.

Además, el creador de Netflix ve que el móvil es muy usado por los jóvenes para ver contenido multimedia. Pero, de momento, aún no ha llegado el momento de crear contenido específico para esos dispositivos.

"Nadie sabe qué pasará en 10 o 20 años", ha dicho el empresario al ser preguntado por el futuro. "Todo el contenido del televisor va a estar en internet", ha aventurado. Y, también, ha agregado que en 20 años su empresa quizá no tenga que ofrecer entretenimiento a humanos, sino a la inteligencia artificial.

 

http://www.elperiodico.com