Casos de Éxito

Identificó su oportunidad y logró hacer realidad su visión


Philip Hampson Knight, fundador de Nike, nació el 24 de febrero de 1938 en Portland, Oregon. Su padre fue William W. Knight, un abogado convertido a editor del periódico The Oregon Journal.

William no quiso darle un trabajo de verano en este periódico porque creía que su hijo debía encontrar empleo por sí mismo. Entonces Phil se fue al periodico de la competencia, el Oregonian, para hacer el turno de noche maquetando los resultados de los partidos. Volvía a su casa al amanecer corriendo siete millas.

Phil mantuvo ese perfil de periodista deportivo durante algunos años. Lo compaginaba con su faceta de corredor. En 1977, junto a Bill Bowerman y Geoff Hollister, fundó el equipo de atletismo americano Athletics West.

El momento “¡Ahá!”

Phil empezó a ir a clases en la Escuela de Negocios de Stanford. Fue en una de esas clases, la de Frank Shallenberger sobre pequeñas empresas, cuando Knigh se dio cuenta de que, más allá de su amor por los deportes, él era un emprendedor.

“Esa clase fue un momento “¡Ahá!”. Shallenberger estaba definiendo el perfil del emprendedor y me di cuenta de que estaba hablando de mí”, comenta el propio Phil.

Lo que llevó a este joven a interesarse por la venta de calzado deportivo fue precisamente la lección que Frank Shallenberger estaba dando ese día en clase: “¿Puede el calzado deportivo japonés hacer con el calzado deportivo alemán lo que las cámaras japonesas hicieron con las cámaras alemanas?”.

En 1962, con 24 años, Philip Hampson Knight se graduó en Administración de Empresas y se embarcó en un viaje alrededor del mundo haciendo una parada en Kobe, Japón.

Las zapatillas de Onitsuka

Onitsuka Co. es una marca que, en 1962, fabricaba en Japón las famosas zapatillas de deporte Tiger, actualmente Asics.

Phil era consciente de que en Kobe podría contactar con Mr. Onitsuka, el japonés dueño de aquella empresa de calzado deportivo. Decidió llamarle personalmente. Consiguió reunirse con el señor Onitsuka y salió del encuentro con la licencia para distribuir las zapatillas Tiger en Estados Unidos.

Al regresar a casa envió el primer par de zapatillas a su socio en Athletics West, Bill Bowerman. Éste vio rápidamente el potencial del negocio y juntos formaron la empresa Blue Ribbon Sports en 1964. Al principio Phil utilizaba el maletero de su Plymouth Valiant verde como “tienda” para vender las zapatillas en el aparcamiento de la Universidad de Oregon.

Nike se podría haber llamado Dimension 6

Según la mitología griega, Nike es la diosa de la victoria. Un griego te diría: “Cuando vamos a luchar y ganamos, decimos que ha sido Nike”.

En 1971 Blue Ribbon Sports había facturado ya 1 millón de dólares en el maletero de ese Plymouth Valiant verde. Las tensiones entre Phil Knight y Onitsuka se habían empezado a manifestar. Phil tenía un producto (zapatillas de deporte) y una fábrica en Guadalajara (Mexico) para producirlas. Lo único que necesitaba era una identidad de marca.

Había llegado el momento de dar un paso más.

En 1971 Phil Knight conoció a Carolyn Davidson en la Universidad del Estado de Portland. Él daba clases de Contabilidad y ella estudiaba Diseño Gráfico. Knight buscaba por aquel entonces un logotipo sencillo para la marca que había creado con Bill Bowerman. Quería que se pareciera a una paloma y que reflejara movimiento.

Knight pagó a Carolyn 35 dólares de la época por diseñar el logo.

Ella afirma que se basó en el ala de la diosa griega Nike para diseñar el símbolo dinámico que hoy conocemos como el “Swoosh”.

En un principio Knight no estaba demasiado contento con el resultado presentado por Davidson, pero la necesidad urgente de tener un logotipo le hizo aceptar ese diseño como definitivo. Afirmaba: “No estoy enamorado del logo, pero me voy a acostumbrar”.

El 18 de junio de 1971 la Oficina de Patentes de los Estados Unidos registraba el logotipo de la marca Nike. El nombre fue propuesto por la propia Carolyn Davidson en honor a la diosa griega Nike. Mucho mejor que el propuesto por Knight: “Dimension 6”.

En 1983, en agradecimiento a lo que supuso el diseño de Davidson, Phil Knight le regaló un anillo de oro y diamantes con la forma del logotipo. También le dio un diploma y un misterioso sobre. Contenía 500 acciones de la compañía.

La filosofía de Phil Knight para Nike

Desde que se creó en 1971, el éxito de la marca ha estado basado en la innovación.

“Es más que un negocio, es más que deporte. Es una misión. A esto hemos dedicado toda nuestra vida así que tenemos que convertirlo en algo que merezca la pena”. Así definía su marca el propio Phil Knight en unas declaraciones para el documental “Branded: Phil Knight Nike Documentary” de 1996.

Durante los 10 primeros años de vida de Nike, Phil buscaba producir las mejores zapatillas de deporte del mundo. Cada seis meses se hacía una nueva inversión en investigación para conseguirlo.

La producción se llevó hasta China e Indonesia, donde hacer un par de zapatillas de Nike costaba 2 dólares al día. Así se pudieron fabricar 50 millones de pares de zapatillas en 1993.

¿Críticas a las condiciones en las fábricas de Nike? Sí, las hay.

Es un problema con el que muchas grandes marcas tienen que lidiar. Forma parte de su estrategia de costes. Pero Nike siempre ha respondido diciendo que, al no ser suyas esas fábricas, no se responsabiliza de las condiciones en las que puedan trabajar los empleados.

Phil Knight ha llegado a decir que lo que cobran los trabajadores de las fábricas de Nike en Indonesia es más del doble de lo que pueden ganar en cualquier otro negocio de ese país.

Críticas aparte, en Nike existe una serie de principios corporativos. Son las “11 Máximas” que van guiando a los empleados a medida que van escalando posiciones en la empresa. Los trabajadores son la representación a nivel global de Nike. Deben conocer muy bien estos principios:

-Innovar es nuestra naturaleza

-Nike es una empresa

-Nike es una marca

-Simplifica y avanza

-El consumidor decide

-Sé una esponja

-Evoluciona inmediatamente

-Haz lo correcto

-Domina los fundamentos

-Siempre estamos a la ofensiva - siempre

-Recuerda siempre al hombre (Bill Bowerman, cofundador de Nike)

Por otro lado, en Nike existe el “Manager Manifiesto”: una serie de principios que describen la excelente forma que tienen de liderar los managers en Nike:

-Liderar

-Asesorar

-Guiar

-Inspirar

Y llegó Michael Jordan

En febrero de 1984 Nike informó de sus primeras pérdidas en toda la trayectoria de la compañía. Las cuatro medallas de oro que ganó Carl Lewis, imagen de la marca, en las Olimpiadas de Los Angeles, inyectaron 

una dosis de moral. Pero esto nunca se tradujo en un incremento de ventas.

Fue entonces cuando la figura de Michael Jordan dio un giro completo a la situación de Nike. Aunque costó mucho tiempo convencerle y hubo que hacer hasta una llamada telefónica a sus padres, finalmente Jordan apostó por Nike y se convirtió en imagen de la compañía.

Para proteger a Nike, se establecieron unas cláusulas muy estrictas. Michael Jordan tenía que conseguir una de estas tres cosas en los tres primeros años del contrato:

1. Ganar el Rookie of the Year

2. Convertirse en un All-Star

3. Hacer una media de 20 puntos por partido

En 2012 las zapatillas Air Jordan, creadas exclusivamente para la imagen de este deportista, ya habían llegado a los 2,5 mil millones de dólares en ventas.

Este año Phil Knight ocupa el puesto número 18 en la revista Forbes. Cuenta con una fortuna de 25 mil millones de dólares a sus 78 años.

Por supuesto, Knight no se ha olvidado de sus orígenes: en 1994 donó 27,4 millones de dólares a la Universidad de Oregon para la completa renovación de su biblioteca, que ahora se llama “Knight Library”.

Ése fue el principio. La Universidad de Oregón no sería lo que es ahora de no haber sido por las donaciones constantes de Phil Knight.

 

http://www.reasonwhy.es