Casos de Éxito

El discovery shopping, la nueva forma de comprar cosméticos


Fundada en 2010, Birchbox ha conseguido convertirse en un auténtico icono global de su sector y ha conseguido levantar 86,9 millones de dólares en rondas de financiación. El modelo de Birchbox, de ofrecer mensualmente una caja con productos de belleza a las suscriptoras de la página ha sido replicado por decenas de startups y reinventado en todo tipo de sectores, desde la gastronomía a la moda.

La idea surge de Katia Beauchamp y Hayley Barna, dos amigas que, a punto de graduarse en Harvard, cayeron en la cuenta de que debía haber una forma más fácil de descubrir, probar y comprar productos de belleza. Y, como consecuencia, crearon un nuevo concepto, el discovery shopping.

¿En qué consiste? Tras suscribirte en Birchbox por 9,95€ euros al mes, recibirás en casa una caja con una selección de 5 productos de belleza en formato mini talla. Entre ellos encontrarás desde productos de maquillaje a cuidado facial, corporal, capilar, de estilo de vida, etc. ¿Lo mejor? Tu cajita será muy personalizada ya que, al darte de alta, rellenarás un perfil de belleza en el que indicas tu tipo de piel, pelo, tus preferencias en maquillaje…

Mediante estos productos en tamaño viaje, podrás descubrir y probar cosméticos específicos para ti (Discovery Shopping) que, además, suelen ser difíciles de encontrar en las tiendas habituales. Y hay otro plus: si te enamoras de cualquiera de ellos, podrás adquirirlos en su tienda online en tamaño habitual de venta. Entre las firmas que encontrarás en tu “cajita mágica” destacan Elizabeth Arden, theBalm, Sachajuan, Korres, Dr Brandt, Vasanti o Twistband.

Pero esto no es todo. Para mejorar la experiencia de la prueba, cada producto va acompañado de información para que puedas sacarle el máximo partido. De esta manera, Birchbox pretende diferenciarse aún más del resto y satisfacer las necesidades de las clientas más exigentes.